Es un hecho evidente que el deporte constituye uno de los fenómenos sociales más importantes de nuestra moderna sociedad.  Cada día es mayor el número de personas que practican deporte.  Tanto como una práctica activa para aumentar su calidad de vida, como a nivel profesional.  Y este crecimiento en la práctica de la actividad física y el deporte está ocurriendo en todas las edades, siendo más llamativo en la mujer.

Pero un hecho que nos llama la atención no es el crecimiento del número de personas que practican deporte, sino la intensidad con que lo practican.   Podemos afirmar que hoy en día un aficionado entrena al mismo nivel de tiempo, intensidad y potencia que lo haría un profesional hace 15 años.  Y ésto implica que al viejo slogan deporte para todos” hay que añadir “más lesiones deportivas para todos”.

No podemos seguir creyendo en el viejo adagio que dice “ningún exceso de ejercicio dañará un cuero saludable”.  Muchos problemas médicos importantes ocurren como consecuencia del abuso, de la sobrecarga o del stress.  Es posible que existan factores biomecánicos, pero los responsables más frecuentes son las malas técnicas y los programas de entrenamiento mal planificados.

En la década de los 80 el deporte ha provocado un explosivo crecimiento en el interés público por la participación masiva.  Sin embargo, deporte para todos” conduce inevitablemente a lesiones deportivas para todos”.  Por consiguiente, necesitamos medicina deportiva para todos”.  La medicina del deporte tiene un papel importante, no solamente para conseguir nuevos registros deportivos, sino también para ayudar a mejorar la salud por medio del ejercicio y a prevenir situaciones invalidantes.

 

El ejercició físico mejora la calidad de vida

Hay suficiente evidencia de que la inactividad física está relacionada con el deterioro fisiológico, la enfermedad y la muerte.  Los detractores del ejercicio físico se van quedando sin razones que sustenten su pasivo estilo de vida.

Los últimos estudios médicos, realizados  en Europa y  Estados Unidos, demuestran las ventajas del ejercicio físico en la salud  tanto de los niños y adultos, como de las personas mayores.

La actividad física, el deporte y la alimentación desempeñan, en la actualidad, un papel muy importante en el concepto de la salud.

No se trata de conseguir más años de vida, sino de envejecer con mejor calidad de vida.