Las lesiones musculares, forman un grupo también muy numeroso dentro de las lesiones deportivas.

Existen múltiples causas de las lesiones musculares a nivel profesional, sin embargo a nivel aficionado podemos afirmar que la causa más frecuente es la falta de calentamiento o estiramientos previos a la realización del deporte.

El famoso “tirón” término utilizado en el argot deportivo, es una lesión normal, que mal tratado puede dar auténticos quebraderos de cabeza a quien lo padece. Un diagnostico correcto y un tratamiento adecuado, soluciona siempre el problema en pocos días. Los famosos tratamientos dolorosos, conocidos popularmente como “meter los dedos” son preludio en ocasiones de lesiones más graves, cuando no da complicaciones importantes como las Miositis osificantes.

La vuelta a la actividad deportiva después de una lesión muscular, debe de contar con el asesoramiento profesional adecuado, de esta forma se evitará gran parte de las famosas “recaídas”.