¿QUÉ ES LA TÉCNICA DE FACTORES DE CRECIMIENTO O PLASMA RICO EN PLAQUETAS (PRP)?

Se trata de una técnica de regeneración celular que acelera el proceso de curación de lesiones musculares, tendinosas y articulares.
Los Factores de Crecimiento o Plasma Rico en Plaquetas son sustancias proteicas que se encuentran en el interior de las plaquetas.
Su funcionamiento consiste en estimular a las células locales para que comiencen a generar procesos como: formación de tejido nuevo, reparación de tejido dañado, cicatrización, regeneración de huesos, ligamentos, etc.

¿CÓMO SE OBTIENEN LOS FACTORES DE CRECIMIENTO?

Los Factores de Crecimiento se extraen a partir de la propia sangre de la persona, que se consigue a través de un leve pinchazo similar al de una analítica de sangre común.
Acto seguido se somete a un proceso de centrifugado en el que el plasma rico en plaquetas queda ubicado en la parte superior del depósito.
A continuación se separa esta parte rica en plaquetas añadiéndole cloruro cálcico que promueve la liberación de los Factores de Crecimiento, finalizando de este modo el proceso de obtención.

¿CÓMO SE APLICA EL PLASMA RICO EN PLAQUETAS?

La aplicación  es sencilla y ambulatoria. Se realizan uno o varios pinchazos locales en la zona que se pretende regenerar o recuperar.
No implica ni mucho tiempo ni muchas molestias para la persona.
En esta aplicación existen dos modalidades:

  • Aplicación sin control ecográfico: en aquellos casos en los que el acceso a la zona es fácil se inyecta directamente.
  • Aplicación bajo control ecográfico: en aquellos casos en los que el acceso es complicado o es necesario visualizar la zona, se emplea la ecografía como ayuda para su administración. Esto permite afinar e incrementar la precisión.

¿QUÉ HACER DESPUÉS DE SU APLICACIÓN?

Dependiendo de la lesión, lo normal es que la persona guarde relativo reposo de actividad deportiva o esfuerzos intensos durante 24 horas.
Transcurrido este tiempo la persona podrá hacer vida normal. Atendiendo como es obvio a las limitaciones que implique su lesión.

¿QUÉ EFECTOS SECUNDARIOS PUEDEN APARECER?

Los efectos secundarios son muy poco frecuentes, puesto que es la propia sangre del paciente lo que se emplea.
No obstante, aunque infrecuente, como en todo acto médico, existe la posibilidad de que aparezca infección ajena a pesar de todas las medidas de esterilización y antisépticas empleadas.

¿EN QUÉ CASOS SUELE APLICARSE?

Tras cirugías de cualquier tipo, para acelerar la cicatrización.
En cuadros dolorosos, disminuyendo el dolor y acelerando la recuperación.
En la consolidación de fracturas, en lesiones tendinosas, musculares o del cartílago.