Keylor Navas venía padeciendo de su tendón de Aquiles izquierdo desde hace casi dos años. Los servicios médicos del club ya diagnosticaron en su día que sufría una tendinopatía del tendón de Aquiles. Con muy buen criterio terapéutico, optaron entonces por tratamiento conservador y a parte del tratamiento de fisioterapia, le sometieron a infiltraciones con plasma rico en factores de crecimiento bajo control ecográfico.

En principio el resultado fue satisfactorio, pero las exigencias del deporte profesional son muy altas y el dolor vuelve de nuevo a reaparecer, haciéndose por momentos incapacitante. Los médicos del club han optado por una solución más agresiva inicialmente y por ese motivo el jugador será sometido a una intervención quirúrgica mínimamente invasiva, con objeto de intentar solucionar definitivamente el cuadro doloroso, Este tipo de intervenciones tiene la enorme ventaja de no tener inmovilizado al jugador mucho tiempo, de tal forma que es de esperar que una vez operado el tiempo estimado de recuperación sea de cuatro a seis semanas, si no hay complicaciones añadidas y así pueda realizar la pretemporada con el resto del equipo, aunque a un ritmo más bajo y con aumento progresivo de la carga de trabajo. De este modo llegará en condiciones óptimas al inicio de la próxima temporada.

Consulta el artículo en el Diario AS: Tendinopatía de Aquiles de Keylor Navas