Gran número de lesiones que se producen con la práctica deportiva, se deben a lo que los expertos llaman tecnopatías, es decir, defectos de Técnica.

Cuando uno practica deporte a un nivel relativamente alto, tanto en cuanto a tiempo, como en cuanto a intensidad, los defectos de técnica, terminan produciendo lesiones que incapacitan para seguir practicado el deporte en cuestión.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es el de las lesiones producidas por stress, por abuso o por sobrecarga.  Y este tipo de lesiones, se están viendo cada día más frecuentemente en niñas y deportistas jóvenes.  No resulta extraño encontrarse en las consultas médicas, una joven de 14 años con fractura por stress en II metatarsiano del pie y a los 6 meses la misma lesión en el otro pie.  En la anamnesis, la joven contesta que está entrenando durante 5-6 horas diarias, realizando ejercicios de cuclillas, puntillas, saltos, etc.  Y esto, en nuestra opinión, como expertos, es ir contra-natura.  Pero lo peor de todo, es que muy poquitos son los que al final consiguen el objetivo deseado, quedándose en la cuneta la inmensa mayoría con grandes secuelas físicas, psicológicas y de formación.

“El deporte mal practicado, con una técnica defectuosa, sugiere el primer paso para la lesión por sobrecarga”.
“El entrenamiento adecuado es la garantía de prevención”.

Tenemos que hacer mención también a otro hecho que cada día es más frecuente en nuestra sociedad: el de los padres que sacan a sus hijos del colegio a edad muy temprana (10 años), para que tengan dedicación exclusiva para el deporte o actividad gimnástica elegida…

En nuestra opinión, viendo el desarrollo de estos niños a lo largo de los años, que terminan la gran mayoría de ellos, con una formación escolar deficitaria con respecto a otros jóvenes de su edad, con problemas psicológicos y de frustración y en ocasiones aborreciendo el deporte que están practicando, debería  establecerse una clara regulación oficial al respecto, prohibiendo a los padres tomar esas actitudes de sacar a los niños del colegio, para dedicarse a una actividad deportiva.

Como ya hemos dicho, “Deporte para todos” implica “lesiones deportivas para todos”.  Luego hay que establecer protocolos de Prevención en el Deporte, lo mismo que existen en otras ramas de la Medicina.