Patologías más frecuentes Rodilla. Fractura de la meseta tibial

La fractura de la meseta tibial se trata de una lesión bastante prevalente que se produce fundamentalmente en accidentes de tráfico o caídas, y es muy frecuente en deportes como el esquí.

Como en el caso de cualquier fractura intraarticular, es fundamental un correcto tratamiento ya que errores en este punto pueden provocar inestabilidad, deformidad y limitación funcional.

El tratamiento conservador consiste en inmovilización y deambulación en descarga, siempre y cuando no exista desplazamiento, combinado con movilizaciones semanales durante 6-8 semanas. Posteriormente se recomienda iniciar apoyo progresivo bajo supervisión y tratamiento con fisioterapia y fortalecimiento isométrico planificando un incremento de la carga progresivo.

En los casos en que exista desplazamiento será necesario recurrir a la cirugía mediante reducción y osteosíntesis y movilizaciones precoces a la semana de la intervención. El apoyo y deambulación se contemplará igual que en el caso anterior.

El tratamiento de fisioterapia centrado en las movilizaciones precoces y la supervisión y planificación del apoyo y deambulación progresivos serán fundamentales para la recuperación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies