El Dr. González escribe en el Diario AS sobre la nueva lesión de Bale.

El pasado martes 26 de septiembre, nada más finalizar el partido entre el Borussia Dortmund y el Madrid, Tomás Roncero le pedía al Dr. González un diagnóstico sobre la retirada de Gareth Bale del terreno de juego. En ese momento el Dr. González tenía claro que el jugador estaba lesionado, ya que si no, no se retiraría del campo.

Esa misma tarde y en la víspera del Madrid-Espanyol, Zidane dijo que eran molestias “sin importancia”. Sin embargo, el jugador continuó con las molestias de forma que han impedido que esté presente con su selección en dos partidos importantes de cara al Mundial de Rusia.

En este caso en concreto, según el Dr. González, lo relevante no es el grado de lesión muscular, sino el dolor o la intensidad de la molestia que el jugador refiere. Y cuando estas molestias se acentúan con la intensidad del ejercicio físico, lo más probable es que la lesión se agrave.

El Real Madrid es un equipo con una dilatada experiencia en jugadores con una elevada calidad futbolística pero a la vez una gran fragilidad muscular: Prosinecki, Woodgate, Robben, entre otros muchos.

Bale pertenece a este grupo que hace que sea difícil verle encadenar cinco encuentros seguidos al máximo nivel. Sus características musculares así lo confirman hasta la fecha. Por eso, hay que aceptar al jugador tal cual es, con sus grandes virtudes y sus carencias neuromusculares.

Consulta el artículo en el Diario AS: Bale pertenece a ese grupo de jugadores que son de cristal