Luka Modric fue intervenido quirúrgicamente en la mañana del domingo en Madrid, mediante una “artrocopia de su rodilla para la extracción de un fragmento condral rotuliano de origen postraumático”, según informaron los servicios médicos del Real Madrid.

La intervención fue llevada acabo por uno de los traumatólogos más prestigiosos que tenemos actualmente en nuestro país, el Dr. Leyes.

La extracción de un fragmento condral quiere decir que se ha quitado un pequeño trozo de cartílago que se había desprendido de la rótula y le estaba causando molestias.

El tratamiento que tiene que seguir ahora, es el de todas las artroscopias, es decir, reposo completo durante un par de semanas hasta que baje la inflamación de la intervención y posteriormente aumentar la carga de trabajo, y lo deseable es que en un periodo de un mes el jugador pueda estar en condiciones de jugar.

Con la artroscopia se ha quitado el fragmento desprendido de la rótula, pero no se ha curado el nicho o la zona de donde se ha desprendido el fragmento, con lo cual nadie puede afirmar categóricamente que la artroscopia realizada ha sido la solución definitiva. Se ha hecho lo que había que hacer, y muy bien hecho, pero ahora hay que esperar que la lesión condral de la rótula no vaya a más y evolucione positivamente permitiendo al jugador competir sin dolor, y lo que es más importante, sin inflamación de la rodilla. Y en este aspecto, a los médicos no nos queda más remedio que una actitud expectante, ya que el cartílago articular al no disponer de irrigación propia, evoluciona no siempre de la forma deseada.

Consulta el artículo en el Diario AS: Modric, al menos un mes de baja