Hace tan solo ocho días que Marcelo cayó lesionado de su hombro derecho en el partido disputado contra el Granada. Fue diagnosticado de Subluxacion acromio-clavicular hombro derecho.

Esta lesión como hemos dicho en numerosas ocasiones es una de las lesiones más frecuentes en el deporte. Se trata de una lesión leve, que en la mayoría de las ocasiones tiene apartado al jugador de los terrenos de juego por espacio de unas dos semanas aproximadamente. Y en muy raros casos se complica y se alarga en el tiempo, como ocurrió en el caso de Ramos.


El tratamiento inicial siempre es conservador mediante reposo deportivo durante una semana, antiinflamatorios y tratamiento de fisioterapia, con objeto de aliviar la inflamación y el dolor. Al cabo de ese tiempo la evolución va a depender de cada jugador y de la naturaleza propia de la lesión. Aquí no hay milagros sino simplemente esperar a ver la evolución. Hemos visto a Marcelo entrenando con el grupo y previsiblemente esté en la lista que viaje a Roma y pueda jugar. Pero ojo, todavía no ha entrenado a tope con el grupo, cosa que es normal en estos casos, sino que simplemente ha hecho una parte física y unos ronditos, donde la exigencia física no es grande y el contacto con el contrario no ha existido. Así pues, tengamos esperanza pero no exenta de prudencia.

No obstante, quiero hacer una matización respecto a las lesiones de este jugador, que abandona el terreno de juego por una lesión que a priori le impide jugar y luego en muy pocos días está totalmente recuperado. Ha ocurrido esto en las tres últimas lesiones de Marcelo.Y esta circunstancia no es la habitual entre los futbolistas…

Consulta el artículo en el Diario AS: http://opinion.as.com/opinion/2016/02/16/portada/1455580279_213849.html