Las lesiones musculares son las lesiones más frecuentes en la práctica deportiva, tanto a nivel profesional como aficionado, y sin embargo, son las lesiones tratadas con más diferencias de criterio y en ocasiones de la forma y manera más inadecuada.

Una lesión relativamente poco frecuente hace unos años, se ha convertido en la lesión más frecuente en la actualidad, durante la práctica deportiva.

Y eso es debido a 2 causas fundamentales:

  • El auge experimentado por el deporte en todos los países, ha dado lugar a que el número de personas que practican deporte haya aumentado de forma considerable.El ocio y el culto al cuerpo, ocupan un lugar importante en nuestra sociedad actual.
  • Por otra parte, los deportistas aficionados que en la actualidad entrenan con la misma intensidad que los deportistas profesionales lo hacían hace apenas 10 años. Y este esfuerzo pasa factura al organismo.

MECANISMOS DE PRODUCCION

Las lesiones musculares, pueden producirse por 2 mecanismos diferentes:

  • MECANISMO DIRECTO : Son las lesiones producidas como consecuencia de un traumatismo directo.
    El clásico “BOCADILLO” no es, ni más ni menos, que el impacto de la rodilla de un jugador contra el muslo de otro jugador.
    Las roturas musculares producidas por mecanismo directo, suelen ser más graves, dolorosas y más difíciles de tratar que las producidas por mecanismo indirecto, ya que normalmente al componente inflamatorio del traumatismo, se une una mayor hemorragia, dando en ocasiones lugar a cuadros muy dolorosas y llamativos.Afortunadamente son poco frecuentes. Pero cuando se ve y se trata una, no se olvida nunca.Las contusiones severas del gemelo, son así mismo importantes, que obligan a actuaciones rápidas en ocasiones para evitar un síndrome compartimental.
  • MECANISMO INDIRECTO: LLamadas también lesiones por SOBRECARGA o POR DISTRACCIÓN. Son lesiones producidas como resultado de una fuerza INTRINSECA que el deportista genera en su propia estructura muscular.Los músculos más afectados, suelen ser los músculos BIARTICULARES como son los Isquiotibiales, Cuadriceps y Gemelos, en los que cualquier incoordinación en la realización de sus movimientos, puede dar lugar a un fallo del sistema NEURO MUSCULAR.