Cristiano Ronaldo no jugó contra el Rayo Vallecano con la esperanza de hacerlo frente al conjunto City. Sin embargo, horas antes del encuentro el jugador hacía gestos claros de que no estaba en condiciones de jugar.
Una vez más, la confusión diagnóstica es la nota predominante en los comunicados del club, referente a las lesiones de los jugadores.

El jugador presenta una lesión muscular de los isquiotibiales. No me importa no haber visto las pruebas diagnósticas. Ayer se realizó también una resonancia magnética en la clínica del Ruber Internacional, para saber una segunda opinión. Si algo no se le puede negar al jugador es su sacrificio para jugar. El otro día vi cómo se retiró del campo echándose mano a la cara posterior del muslo, con signos claros de dolor. Su ausencia en los dos últimos partidos indica que el jugador tiene molestias y significa que, dado el tiempo transcurrido, hay una lesión muscular.

No importa lo que digan las pruebas diagnósticas. Lo que realmente importa son las sensaciones presentadas por el jugador y la pericia, experiencia y exploración del médico.
En este caso concreto, el tratamiento con células madre o con factores de crecimiento, que están perfectamente legitimadas, no tienen ningún beneficio especial, ya que ni van a mejorar el tratamiento convencional, ni van a acortar los tiempos de tratamiento. Si se precipita la reaparición, sin que el jugador esté perfectamente, la recaída puede ser mucho peor.

Consulta el artículo en el Diario AS: Artículo Diario AS: Lesión muscular de Cristiano Ronaldo