Las declaraciones del seleccionador de Costa Rica en el día de ayer respecto a la lesión de Keylor Navas nos deja un tanto preocupados, al manifestar que tiene que volver para Madrid, para iniciar el tratamiento médico o bien ser intervenido quirúrgicamente.

Me resultan realmente sorprendentes estas manifestaciones públicas sin decir un diagnóstico exacto, ya que lo único que hacen es levantar expectativas e interrogantes acerca de una lesión, que hasta hace dos días, no conocían ni en el propio vestuario del equipo.

Es posible que el jugador del Real Madrid tuviera ligeras molestias durante la temporada, y que estas hayan aumentado considerablemente con la preparación del campeonato con su selección, al realizar un trabajo físico excesivo y en superficies muy diferentes a las utilizadas con su equipo.

Si el jugador vuelve a Madrid, tendrán que hacer las pruebas pertinentes mediante estudios ecográficos y resonancia magnética para ver si se trata de una tendinopatía del cuerpo del tendón de Aquiles o bien se trata de una tendinopatía de inserción. Sea cual sea el diagnóstico, el tratamiento inicial de este tipo de dolencias es siempre conservador, mediante láser, hipertermia profunda, EPI bajo control ecográfico y ondas de choque. Si a pesar de todo la sintomatología no cede, entonces se pasaría a infiltrar bien con corticoides o con factores de crecimiento. Se acude a la cirugía en muy contadas ocasiones. De ahí la importancia que tiene que la información médica no sea comunicada por el entrenador.

Consulta el artículo en el Diario AS: http://opinion.as.com/opinion/2015/06/18/portada/1434580804_188203.html