En mi experiencia de muchos años, siempre he dicho que cuando un jugador está en su “momento dulce” , es decir en su mejor momento de forma, es cuando más posibilidades tiene de caer lesionado.

Iniesta llevaba 2 meses a un nivel de juego impresionante.

  • Cambios de ritmo impresionante.
  • Regates imposibles.
  • Visión de juego total.
  • Paredes perfectas.
  • Y viendo portería con facilidad.

En este estado de forma, los sistemas neuro-musculares están perfectamente coordinados y lógicamente el tiempo de lesión es más alto.

La lesión actual, a nivel de los isquiotibiales izquierdo, es una nueva lesión. No se trata de una lesión crónica y después de los estudios realizados por los servicios médicos del Barcelona, consideramos que va a estar apartado de los terrenos de juego entre 4 y 6 semanas.

Si bien, para volver al mismo ritmo de juego que tiene actualmente va a tardar más de dos meses en adquirir ese estado de forma y “ gracia” que le ha convertido en uno de los mejores jugadores del mundo.