La epicondilitis o codo de tenista es otra de las patologías que con más frecuencia vemos en nuestro Centro Médico Deyre.

Mecanismo de producción

¿Cuáles son las causas de una epicondilitis?

Realmente es difícil contestar a esta pregunta ya que existen múltiples posibilidades. Muchos dicen que se debe al mayor uso de los ordenadores hoy en día, otros que se abusa de los deportes de raqueta como en el tenis o el padel, o el aumento de la actividad en los gimnasios en la ejecución de barras o pesas, o bien las situaciones de estrés prolongado que también son desencadenantes de las tendinopatías, así como un largo etc. Sin embargo, realmente es difícil saber cuál es la causa exacta ya que el ejecutivo que no hace ningún tipo de actividad deportiva o el ama de casa, también presentan este cuadro clínico con la misma prevalencia que el resto de la población.

Lo que sí sabemos, es que independientemente del mecanismo de producción, los músculos primero y segundo radial provocan una inflamación a nivel de la inserción proximal en el epicóndilo, que termina provocando dolor y en muchos casos si no se trata y avanza el cuadro clínico, sintomatología dolorosa e invalidante.

Diagnóstico

La base del diagnóstico es la exploración clínica. Dolor en el punto del epicóndilo que aumenta en la flexión dorsal contra resistencia de la muñeca.
La radiología y la ecografía nos confirman el diagnóstico. Rara vez es preciso hacer estudio mediante resonancia magnética.

Tramiento: fisioterapia

En las fases iniciales del tratamiento la base del mismo consiste en eliminar la causa si se conoce, aplicar frío durante 20 minutos dos veces al día y realizar estiramientos frecuentes de la musculatura extensora del antebrazo. Ejercicios de estiramientos que muy poca gente sabe cómo deben realizarse, ya que la mayoría los hace mal. Y reposo deportivo durante un tiempo prudencial.

En las fases de dolor intenso o incapacitante, la fisioterapia juega un papel fundamental.

El masaje relajante y deportivo incluyendo Ciriax bien hecho, cada 3 días, la aplicación de ondas de choque, y la electroterapia mediante láser y/o hipertermia profunda tipo ERBA-TEC y los estiramientos adecuados ayudará a solucionar el caso.

A veces la aplicación de EPI guiada ecográficamente, también da buenos resultados, pero no en todos los casos.

Si no mejora totalmente el cuadro con 10 sesiones de fisioterapia, entonces tenemos que acudir a la aplicación de infiltraciones con corticoide, que mejora considerablemente el cuadro clínico y permite la vuelta a la actividad cotidiana y deportiva sin problemas.

Sin embargo hay un porcentaje significativo que recae de la lesión, fundamentalmente deportistas y entonces no queda más remedio que aplicar factores de crecimiento bajo control ecográfico , para solucionar el cuadro de forma definitiva.