Tratamiento de fisioterapia

El dolor de cervicales que se irradia hacia los trapecios, región interescapular y hombros es una de las patologías más frecuentes que vemos hoy en día en consulta y peor tratadas en la mayoría de los centros de rehabilitación.

Las causas del dolor de cervicales son múltiples, yendo desde el elevado uso de los ordenadores, a trabajos donde se tienen que coger objetos pesados o profesiones con posturas forzadas y, por supuesto, ejercicios con pesas descontroladas en los gimnasios.

Lo primero que hay que hacer ante el dolor de cervicales es realizar un diagnóstico correcto. Conocer el origen, su irradiación y si hay complicaciones neurológicas. Ante la menor duda, el estudio radiológico y Resonancia Magnética es de obligado cumplimento.

La inmensa mayoría del dolor de cervicales se debe a problemas discogénicos cervicales, protusiones o hernias discales, que se acompañan con frecuencia de rectificación de la lordosis e incluso inversión de la lordosis cervical.

El tratamiento debe de ser: sintomático para el dolor y fisioterapia para el origen del mismo. El tratamiento de fisioterapia en las cervicales debe tener un protocolo establecido, aplicando siempre las reglas de no dolor. Son muchos, muchísimos los pacientes que salen de los centros de rehabilitación con más dolor que con el que han entrado.

En nuestro Centro Médico Deyre, el protocolo establecido es el siguiente:

  • Calor local, preferentemente con infrarrojos.
  • Masoterapia de región interescapular, trapecio y musculatura intrínseca del cuello y movilizaciones de articulaciones gleno humerales, todo ello en posición decúbito prono.
  • A continuación decúbito supino, se continúa el tratamiento de masoterapia, pero ya fundamentalmente de cuello, procurando relajar la zona responsable del cuadro clínico.
  • Tracciones manuales en diferentes ángulos, seguidos de movilizaciones y estiramientos hasta el límite fisiológico articular.
  • Y terminar la sesión utilizando electroterapia, y según los casos microondas o diatermia profunda (tipo EBA-TEC).

Las famosas técnicas de EPI o incluso la punción seca, están siendo utilizadas por aquellos profesionales que actúan sobre el dolor y no sobre la causa del mismo, con lo cual a veces alivian durante unas horas pero después vuelve el cuadro clínico.

En la Fisioterapia Española, está empezando a ocurrir lo mismo que ha ocurrido en nuestro vecino país Francia, donde los fisioterapeutas ya reniegan del masaje, dejándolo en manos de los masajistas. Aconsejamos siempre a nuestros pacientes que huyan de aquellos profesionales que hacen del “dolor” o “meter los dedos” la filosofía de sus tratamientos, ya que ello es realmente ir contra natura, no mejorando el cuadro clínico y en muchos casos empeorando la sintomatología dolorosa.