Esta semana el Dr. González escribe en Diario AS sobre los efectos de la ambición en el deporte.

El poder y el dinero son las eternas ambiciones del ser humano. “Al ser un médico humanista, como es mi caso”, comenta el Dr. González, cuyo trabajo diario consiste en curar, recuperar o mejorar el dolor de los pacientes, le resulta realmente difícil comprender que existan personas que anteponen factores económicos o de otra índole a la salud de los demás. Siempre se ha dicho que el deporte es salud, si bien es cierto que el deporte profesional dista mucho de este eslogan debido a la intensidad del esfuerzo físico que implica, pero no por las condiciones en las que se practicaba. Sin embargo, en la actualidad, las condiciones en las que se lleva a cabo el deporte de élite tampoco son saludables, ya que lo único realmente importante es el dinero, pasando a un segundo plano el resto de cuestiones.

Pero relegar la salud a posiciones tan irrelevantes puede traer consecuencias catastróficas para los deportistas. En la conciencia de cada cual queda su papel, a favor o en contra, de que la ambición y el dinero prevalezcan frente al resto, desluciendo de este modo el deporte que tanto amamos los que tenemos la suerte de que sea nuestro campo no solo de ocio sino también de trabajo.

Consulta el artículo completo en el Diario AS, donde el Dr. González expone algunos casos de deportistas han tenido que competir en condiciones perjudiciales para su salud: La ambición trunca el deporte